REFORMAS SIN OBRA

PARA LOCALES COMERCIALES Y DE HOSTELERÍA


Una demanda frecuente de nuestros clientes propietarios de establecimientos comerciales o de hostelería durante estos últimos años ha sido el desarrollo de un tipo de reforma que no implique la realización de obras, con el consiguiente ahorro de tiempo y dinero.

Bajo estos parámetros nuestros expertos en Contract y reformas han desarrollado el concepto "reforma sin obra" con unos resultados óptimos en todos los trabajos realizados. Nuestro secreto es contar con un equipo multidisciplinar permanentemente coordinado que nos permite atenderle con total garantía y una planificación rigurosa en los plazos de ejecución. Realizar el cambio de imagen de su negocio en pocos días se consigue gracias a la fabricación previa en nuestros talleres de todos los elementos proyectados, que se instalan totalmente terminados. Tras visitarlo y conocer sus necesidades, evaluamos y desarrollamos SIN COMPROMISO ALGUNO un presupuesto totalmente cerrado con los costes económicos de su reforma. Este sistema es ideal para traspasos o nuevas aperturas de locales en funcionamiento, así como cualquier establecimiento que desee renovar los signos exteriores de su identidad empresarial. 


Después de reforma sin obra



Después de reforma sin obra



Después de reforma sin obra



Después de reforma sin obra



Después de reforma sin obra



Después de reforma sin obra



Después de reforma sin obra



Antes de reforma sin obra



Antes de reforma sin obra



Antes de reforma sin obra



Antes de reforma sin obra



Antes de reforma sin obra



Antes de reforma sin obra



Antes de reforma sin obra




Errores habituales antes de iniciar una obra


Antes de iniciar una reforma es necesario tener muy claro el Planning y dinámica a seguir para optimizar los tiempos y abaratar los costes, ya que intervienen muchos oficios y profesionales que deben estar perfectamente coordinados en todo momento. El error más frecuente que se comete al iniciar una reforma es contratar los servicios de un albañil como persona física, (generalmente el "cuñao" que se ha quedado "parado" con sus "amiguetes", o un vecino o conocido) antes de los de una empresa especializada, con la falsa creencia de que se ahorrará dinero, cuando ocurre todo lo contrario. Mientras que una empresa especializada puede desarrollar su trabajo en un par de semanas, los trabajos realizados por el "cuñao" suelen dilatarse indefinidamente en el tiempo. El perjuicio económico que conlleva tener varios meses el establecimiento cerrado es seguro. Por otro lado las calidades y los acabados tampoco son los mismos. En definitiva no se ahorra dinero y en la mayoría de las ocasiones la relación acaba en serio conflicto.


www.3artes.es